La modestia parece ser un tema candente entre muchos círculos cristianos, y especialmente también en círculos católicos. El hecho de que este artículo fuera el más visto en TCF en 2018 es quizá prueba de cuán pre-ocupados estamos con la modestia, y especialmente con el decoro y el código de vestimenta para la Misa.

Lo que me ha parecido observar es que los puntos de vista sobre la modestia están muy polarizados entre los católicos.

A pesar de la popularidad de mi artículo sobre la modestia, un puñado de personas creen que es demasiado estricto y que no debemos ser modestos, especialmente en la casa de Dios porque, según ellos, a Dios no le importa lo que nos pongamos.

Para ser justa, he de decir que esos comentarios vienen de católicos liberales, amantes del Novus Ordo y defensores de la Misa con guitarra, así que sus opiniones ignorantes eran de esperar.

A Dios SÍ le importa cómo nos vistamos. Si no le importara, no nos habría dejado directrices sobre modestia y vestimenta adecuada para ambos sexos.

Definitivamente, es esencial vestir de manera modesta en Misa. El Santo Sacrificio de la Misa es un evento importante. Uno no se toma con ligereza su apariencia y decoro en un evento importante. No llevarías un traje de payaso o una mini-micro falda en un funeral o en una entrevista de trabajo, ¿verdad? ¡¿Por qué entonces le concederías menos respeto a nuestro Señor y al Santo Sacrificio de la Misa?! Es un signo diabólico burlarse o menospreciar aquello que es sagrado y santo.

Por el contrario, también he notado que hay algunos católicos tradicionales que llevan el tema de la modestia un poco – emm, ¿cómo lo diría – demasiado lejos? Al mismo tiempo que están de acuerdo con las directrices de modestia descritas en mi artículo, en cuanto se refiere al velo, parece que alguno de ellos piensa que una no es modesta si no lo lleva 24/7. Lo entiendo. De verdad que sí. Ser católico tradicional puede ser una experiencia tan bella e inmersiva que a veces queremos vivir literalmente como si estuviéramos en Nazaret, alrededor del año 25 d.C. Pero, ¿viene esto de un espíritu de modestia? ¿o es una forma de escapismo?

También hay algunos católicos tradicionales que dicen que las mujeres no deberían llevar tacones altos, porque los tacones son inmodestos. O que las mujeres que llevan maquillaje o joyas son inmodestas. Esto es un vicio contra la templanza y la modestia, y lleva a ésta última a niveles extremos de escrupulosidad.

Por supuesto, es perfectamente correcto que una mujer use maquillaje y joyas, siempre y cuando lo haga con moderación para acentuar, que no alterar, su forma femenina.

Lo mismo ocurre con el uso de tacones altos. Los tacones están bien con moderación. Llevar tacones de 3, o incluso 4 pulgadas está bien. Pero llevar stilettos tipo prostituta no lo está. Llevar maquillaje para ensalzar tus rasgos naturales y tu feminidad está bien. Usarlo de manera que tu apariencia queda drásticamente alterada es inmodesto y un pecado de simulación.

En resumen, está bien vestir de forma femenina, llevar tacones, maquillaje y joyas, siempre que esto se haga con moderación.

La modestia está estrechamente vinculada a las virtudes de templanza y moderación, y uno de los vicios contra la templanza es la inmodestia mostrada como una falta de moderación en lo exterior. (Fuente)

En general, tu atuendo es modesto mientras cumpla dos criterios principales:

  • Es un vestido o falda y no una prenda que corresponde a un hombre.
  • Y no es ropa sugerente, como por ejemplo, un escote pronunciado, dobladillo corto, transparencias, etc.

Hay algunas católicas que argumentan que, como mujeres casadas, no tienen necesidad de vestir arregladas, llevar maquillaje o, en general, verse guapas y femeninas porque, según ellas, sus maridos ya saben cómo son. Esto sólo es una  excusa para la pereza y es una forma de engaño. Te cuidaste antes de casarte. ¿Por qué parar después? Que tu marido te vea cada día no es una excusa para ser dejada. Así como es correcto y adecuado que tu marido te proteja y provea en el matrimonio, también es correcto y adecuado que te acicales y mantengas tu atractivo, incluso para tu marido.

¿QUÉ HAY DE LA MODESTIA RADICAL?

Un deseo de llevar el velo 24/7 fuera de la Misa, o de vestir con burka tipo musulmán, o como los Amish en los tiempos que corren, ¡no es humilde ni modesto! Es expresión de falta de moderación, escrúpulos, orgullo y singularidad, es decir, un deseo de ser vista como diferente y por encima de los demás.

UNA BREVE DESCRIPCIÓN DE LOS ESCRÚPULOS

En la enseñanza moral católica, la escrupulosidad define el estado espiritual y psicológico de una persona que erróneamente cree que es culpable de cometer pecado mortal y que raramente está en gracia. Una persona escrupulosa encuentra difícil elegir y tomar decisiones, aunque por encima de todo desea agradar a Dios y seguir su ley. Una persona escrupulosa no es que no atienda con cuidado a la enseñanza sagrada y certera de la Iglesia, como enseña el Catecismo, sino que se ve sobrepasada por los detalles y matices que se presentan en la decisión. (Fuente)

Vestir de una manera tan radical que, en lugar de acercar a la gente a Cristo, acaparas la atención por ser un espectáculo, es inmodesto, escrupuloso y un vicio de singularidad, que tiene sus raíces en la soberbia.

Uno es libre de creer lo que quiera, pero no es libre de creer lo que a uno le gusta y llamarlo Catolicismo. Eres libre de vestir como quieras, pero no de vestir como quieras y llamarlo modestia católica o cristiana. Así que eres libre de vestir como una musulmana si quieres. O como una judía ortodoxa, o mormona fundamentalista, o como una amish. Pero vestir de esta manera y decir que eres católica es un signo de hipocresía y simulación. Como dice el P. Ripperger: No somos católicos amish.

¿Y PANTALONES? ¿PUEDEN LAS MUJERES LLEVAR PANTALONES?

Aunque no es pecado para una mujer llevar pantalones, debido a costumbres modernas y a la cultura, es más perfecto que la mujer se vista de manera que ensalce su feminidad.

Es más virtuoso para una mujer llevar vestido o falda, ya que le encaja de un modo más perfecto porque es más femenino y, por ello, es más modesto.

Nuestra Señora, modelo de feminidad y sede de sabiduría, ¡ruega por nosotros!

@TradCatFem

Ir al artículo original.

2 respuestas a “Modestia y peligro de escrúpulos”

    • Buenas:

      Creo que eso viene muy determinado por el contexto actual. En otros tiempos, una mujer con pantalones seguramente sería causa de escándalo y posiblemente ocasión de pecado, como dices, aunque también depende mucho del tipo de pantalones. Mi opinión personal es que no hay que ser radical con este asunto. Por supuesto que hay que vestir modestamente, y que lo más perfecto es vestir femenina. Pero eso es una situación ideal que no siempre es fácil de alcanzar. La ropa modesta escasea y a veces se encuentra por unos precios que no todas se pueden permitir. Además, muchas no saben coser (yo la primera), aunque todo se puede aprender, pero no ya y ahora.
      Yo creo que se pueden llevar pantalones que no sean ajustadísimos y, por ejemplo, una camisa un poco larga, y no ser ocasión de pecado para nadie. Aunque la mejor respuesta a esto la deberían dar los hombres, claro, que son los principales “afectados” y su psicología es muy diferente a la nuestra.
      Para mí, lo que está claro es que que una mujer lleve pantalones no es un pecado en sí (véase Santa Juana de Arco), sino que depende de otros muchos factores.
      Un saludo.

Deja una respuesta